"Los infelices" de Fesal Chain: Novela sobre los mecanismos para sobrevivir después de 1973.

Ezio Mosciatti.

Un doctor partidario de la Unidad Popular que, por consecuencia, se había ido a atender a un pequeño pueblo rural. Carlos, un contador simpatizante de izquierda que está a la deriva y no logra decirle a Marcela, su mujer, que ha sido despedido. Y Roberto, amigo de Carlos que participó en forma activa en las Juventudes Comunistas ayudando incluso en la formación en artes marciales de militantes y que ha logrado insertarse en lo peor de la dictadura.

Esos son los personajes, las voces que van mostrando diversas formas de sobrevivir y adaptarse en los primeros años de la dictadura. Personajes poco relevantes con historias que pareciera que no importan a nadie, pero que, de una u otra forma, pueden representar a cientos de miles de chilenos.

“Los infelices” muestra el sometimiento, la pérdida de identidad anulándose, adoptando actitudes camaleónicas o subiéndose al carro de los vencedores. Algo que en estos días resuena de forma particular, como un eco lejano que está vigente.

“Los infelices” está escrito de manera polifónica de manera ágil, entretenida, aparentemente liviana, pero que logra, poco a poco, adquirir densidad.